Y Que es Teología de Guerrilla ?

Desde que inicie este Blog, he recibido múltiples preguntas acerca del titulo, en este Post aclarare ciertas Preguntas ?

1. Teología de Guerrilla significa ? 

Teologia: ‘estudio, razonamiento’, significando ‘el estudio de Dios’ y, por ende, el estudio de las cosas o hechos relacionados con Dios) es el estudio y conjunto de conocimientos acerca de la divinidad.
Tomado de la Wikipedia Link 

Guerrilla: es el diminutivo de guerra. El término, por lo tanto, permite nombrar la partida de tropa ligera que inicia el conflicto o la escaramuza de poca importancia.

la guerrilla existió siempre que los civiles decidieron organizarse para su defensa o, en su defecto, para concretar un ataque.

bien un guerrillero es una persona convencida de sus ideas que está dispuesto a poner en riesgo de su vida por liberar a su tierra de lo que ve como una esclavitud,
sin embargo el término es mucho más amplio y sus fundamentos son más positivos que nefastos.
Un guerrillero es alguien que combate por la libertad en su sentido más amplio y se siente elegido de entre el pueblo para ser quien lleve a la comunidad a una mejor calidad de vida. Pese a que se entiende que la guerrilla es la lucha de el ejército de un gobierno con unos pocos rebeldes, en realidad no es del todo así. Los guerrilleros hablan por todo el pueblo y luchan contra la opresión dominante de la que todo el pueblo es víctima. Se trata de una búsqueda y una lucha constante por conseguir la libertad suya y de todo el pueblo.
Lee todo en:
Como Autodidacta siempre trato de Ser fiel a este Principio : Los analfabetos del siglo 21 no serán aquellos que no saben leer y escribir, sino aquellos que no puedan aprender, desaprender y reaprender.
Un diploma es menos útil que una entrada de cine. Con una entrada de cine uno puede al menos entrar en una sala y pasar una buena Noche, ver una Buena Película pero con un diploma ? mmm , no se está muy seguro de poder entrar en la vida y Menos de conseguir empleo, Ni sueñen que Tendran Jubilacion, ¡¡¡ Asi que el COnsejo a Mis estudiantes es :

Se autodidacta; Busca consejo de los mejores , Aprende a consultar en internet. Desarrolla autoexigencia y disciplina. Desarrolla tu automotivación, Avanza a tu propio Ritmo. Ten hábito de lectura, Busca todo tipo de experiencias, Se analítico. y Por Ultimo Recorre el camino sin prejuicios

att: Julian Perez El ProfetaLoco Dir de la 1 Película Open Source del Pais Rutlapelicula

Este Blog realmente es una Declaración a la Reflexión y un llamado al Dialogo y al  Sano Crecimiento Cognitivo de Todos aquellos interesados en Leer y Aprender acerca de los Temas relacionados con la Iglesia, con las practicas religiosas, liderazgo, evangelismo, teología protestante, y desean seguir aumentando conocimiento al que ya poseen. como decía el apóstol Pedro en su carta
2 Pedro 1:5  5 Por esta razón también, obrando con toda diligencia, añadid a vuestra fe, virtud, y a la virtud, conocimiento;
 
Eso es este Blog; Una serie de artículos (Post)  describiendo mis experiencias mis estudios e investigaciones, Mis puntos de Vista, Mis opiniones  Subjetivas, mis tesis, mis argumentos acumulados a lo largo de 26 años, los libros que leo y todo desde un punto de partida Bíblico , Tomando como Máxima Autoridad la Palabra de Dios. 

 

El Valor de Oponerse al STATUS QUO : Una Clase con Joseph Lister

Empecemos definiendo que es el STATUS QUO: 

Tomado de la Wikipedia : es una locución latina, que se traduce como «estado del momento actual», que hace referencia al estado global de un asunto en un momento dado. Normalmente se trata de asuntos con dos partes interesadas más o menos contrapuestas, en los que un conjunto de factores dan lugar a un cierto «equilibrio» (statu quo) más o menos duradero en el tiempo, sin que dicho equilibrio tenga que ser igualitario (por ejemplo, en una situación de dominación existe un statu quo a favor del dominador).

Si usted es de los que piensa que tiene un  corazón de un revolucionario, esta historia puede ser un estímulo para usted. 
En el año de 1860, la disciplina de la Bacteriología aun  estaba en pañales. En esos tiempos , los cirujanos operaban a sus pacientes con las manos desnudas, es decir sin guantes y sus instrumentos no eran esterilizados ni siquiera eran desinfectados químicamente, esto dio como resultado que la tasa de mortalidad postoperatoria estuviera alrededor del 90% en numerosos hospitales.
una de las frases mas comunes escuchadas por ese entonces era: “La operación ha sido un éxito, pero el paciente ha muerto de una infección” .

Si entrabas en un quirófano te la jugabas a cara o cruz, ya que el porcentaje de mortalidad era de un 50 por ciento. Y es que las condiciones de higiene de las instalaciones sanitarias de aquellos tiempos dejaban mucho de desear. Como máximo se usaba ropa y vendajes limpios, pero generalmente los cirujanos limpiaban someramente sus manos y su instrumental antes de intervenir a un paciente.

En ese contexto, un hombre llamado Joseph Lister lanzó una apasionada campaña contra las prácticas anti-sanitarias y pobres de higiene de aquellos cirujanos.

La mayoría de los médicos se burlaron de la campaña de Lister. Sentían que su sincera petición a una cirugía en la que usaran algo  “antiséptico” era descabellada  y equivocada. Lister Fue ridiculizado, criticado y rechazado por la mayoría de los cirujanos y médicos.
Pero a pesar de las reacciones negativas que recibió por la profesión médica, se encontró con un Cristiano Convertido al Protestantismo el – Dr. Joseph Lawrence.

Basando su trabajo en la investigación de Lister, Lawrence desarrolló un líquido antibacterial que fue fabricado en una sola ciudad. Lawrence,  en su laboratorio de St. Louis preparó un liquido anti-bacteriano que fue fabricado localmente por la Lambert Pharmacal Company que más tarde se convertiría en Warner-Lam­bert.

Algunos años más tarde, en 1880, el producto llevaba el nombre de Joseph Lister, quien se había convertido en una figura conocida y controversial en dos continentes.
Para que el producto tuviera una imagen adecuadamente antiséptica, en el año 1880 la compañía decidió utilizar el nombre de sir Josep Lis­ter,  y llamarlo Listerine su uso era como desinfectante externo o topico.
Curiosamente, los cirujanos que comenzaron a emplear las ideas de Lister de buena higiene tenían menos infecciones postoperatorias, así como también se empezó a notar el aumento de las tasas de supervivencia.

Este líquido antiséptico, inspirado por Lister y que puso a disposición  Lawrence, llegó a ser conocido como Listerine .
Así que la próxima vez que algún Listerine este en tu boca, sólo recuerda que se produjo en el precio de la reputación de un hombre. Un hombre que fue ridiculizado, criticado y rechazado por la comunidad médica profesional. ¿Pero quién. . . después de muchos años, fue vindicado.

Gracias por no renunciar a sus convicciones, Sr. Lister. Gracias por decir PUÑO ARRIBA 

ESTO ES PUÑO ARRIBA ¡¡¡¡

Este evento no es Apto para todo el mundo. Se ha diseñado como un lugar de conversación para aquellos que sienten un llamado a la obra Precursora de llevar la iglesia a las nuevas generaciones en la Cultura Actual,

Si no estás buscando cuestionar o cambiar tu forma de Pensar actual, si no te sientes llamado a la obra pionera, es muy recomendable que no asistas para evitar ser confundido.
Si eres de los que tienes miedo de que el Estatus Quo sea cuestionado, si no eres capaz de diferenciar entre “Formas Temporales” y “Principios Eternos” o no eres capaz de diferenciar la Iglesia Universal de las estructuras Pasajeras, sal corriendo por favor, este lugar es altamente peligroso para ti.

Pero si Eres de los que Disciernes las épocas, que eres entendido en medio de los tiempos actuales, Y Además si crees que Los tiempos actuales requieren Conocimiento, pero no mundano ni humanista sino Bíblico, OK Bienvenido eres parte de la Generación que Regresaremos a su Palabra. Somos EL NUEVO MOVIMIENTO DE REFORMA PARA ESTOS TIEMPOS.

http://www.puñoarriba.com

 

Videoclips De Expectativa Evento Puño Arriba

 Tipología del Evento:

Qué es?

Es una Jornada de Entrenamiento  de 4 días organizado por una Red Internacional de Lideres que trabajan desde lo independiente, que busca generar conversaciones, Capacitaciones y conexiones a un nivel profundo entre personas con diferentes  iniciativas sociales, Políticas, Culturales y de emprendimiento. Es un diálogo abierto y dinámico de ideas que no están acabadas y probablemente tampoco bien expresadas con el fin de que otros puedan ayudar a pulirlas. Se realizará en Cali del 26 al 28 de Julio del  2013.

Está diseñado para estimular el diálogo entre comunidades, organizaciones e individuos a través del intercambio de ideas inspiradoras,  la difusión de voces locales poco conocidas anteriormente y el reconocimiento de nuevas experiencias que están afectando las Comunidades Siendo Iglesia.

Inspirados en el Pensamiento Bíblico, a través de Conferencias y Talleres Prácticos, ansiamos generar una estrecha conexión entre los asistentes Participantes, y los Ponentes. Nuestro Deseo es activar y contagiar una generación de transición que carece de Referentes. 

PUÑO ARRIBA cree apasionadamente en el poder de las ideas para cambiar paradigmas, dogmas, vidas y en últimas transformar nuestra sociedad mediante el trabajo social  y comunitario guiado por la Obra del Espíritu Santo. 

Somos Personas  Fuertemente  comprometidas a Fortalecer nuestra fe en el evangelio de Jesús y a reformar nuestras prácticas ministeriales de acuerdo con las Escrituras.  (Romanos 12:1)

El pobre conocimiento bíblico (o desconocimiento) nos hace Copiar cosas del mundo, en vez de Reconocer el plan original de Dios para su iglesia.  (Hechos 17:11)

Deseamos alentar a una pasión por la sana doctrina, pero sabemos que el crecimiento cristiano no es simplemente transmisión cognoscitiva de información.                               (2 Corintios 3:6) 

Nombre de la Causa: Puño Arriba

 Contexto Filosófico.

La Iglesia atraviesa un Periodo Transitorio en la generación actual.  Se está levantando otro tipo de liderazgo que debemos descubrir.  Es una nueva Clase y ola de líderes. Somos un Movimiento de Reforma.

 Recomendaciones:

Este evento no es Apto para todo el mundo.  Se ha diseñado como un lugar de conversación para aquellos que sienten un llamado a la obra Precursora de llevar la iglesia a las nuevas generaciones en la  Cultura Actual, Si no estás buscando cuestionar o cambiar tu forma de Pensar actual, si no te sientes llamado a la obra pionera, es muy recomendable que no asistas para evitar ser confundido.

 Si eres de los que tienes miedo de que el Estatus Quo sea cuestionado, si no eres capaz de diferenciar entre “Formas Temporales” y “Principios Eternos” o no eres capaz de diferenciar la Iglesia Universal de las estructuras Pasajeras, sal corriendo por favor, este lugar es altamente peligroso para ti.

 Pero si Eres de los que Disciernes las épocas, que eres entendido en medio de los tiempos actuales, Y Además si crees que Los tiempos actuales requieren Conocimiento, pero no mundano ni humanista sino Bíblico, OK Bienvenido eres parte de la Generación que Regresaremos a su Palabra. Somos EL NUEVO MOVIMIENTO DE REFORMA PARA ESTOS TIEMPOS. 

 

¿Cómo vemos el evangelio? ¿Cómo vemos el mundo? ¿Qué entendemos que Dios espera de nosotros?

Me doy cuenta que un Post en este blog es insuficiente

para abordar las distintas vertientes de la evangelización en un
mundo postmoderno. De hecho, el problema no es que tengamos
que hablar de evangelización (presentar la buena noticia
de Cristo a un mundo sin esperanza eterna) ni de sociedad (un
mundo sin esperanza que necesita la buena noticia de Cristo).
Más bien, la discusión es acerca de nosotros, la iglesia, los
cristianos que estamos en medio.
¿Cómo vemos el evangelio? ¿Cómo vemos el mundo? ¿Qué
entendemos que Dios espera de nosotros?
Parecen preguntas tan sencillas, Cualquiera podría responderlas 

sin detenerse a pensar mucho (y he allí la desgracia). 

Hoy en día hablamos mucho acerca de conquistar al mundo, Arrebatar, dominar  etc etc; cuando 

eso implica combate y por ende, heridos y muertos. Por ello 

tanta gente circula en la vida resentida con los cristianos y la 

iglesia que trató de someterlos al orden.

Argumentamos, analizamos y discutimos acerca de métodos, tácticas, esquemas, bosquejos, discursos evangelísticos efectivos, Cuando en la Biblia encontramos y descubrimos tantas conversaciones tan diferentes y no un único patrón de evangelismo. Por ello tantos cristianos se sienten incapaces de evangelizar; argumentan que no dominan la técnica perfecta, ni saben cómo responder las preguntas difíciles. 
Nos extenuamos en eventos, cruzadas, campañas, congresos, actividades, en fin Mucho activismo, cuando la evangelización siempre se ha tratado de relaciones. Por ello
perdemos de vista la vida de los individuos y los volvemos seres sin historia en una masa de gente anónima. Los eventos realmente deben ser la excusa para que las relaciones se cultiven no para coaccionarles. 

¿Cómo estamos estableciendo conexiones que nos permitan
ser de influencia para presentar el evangelio? ¿Cómo estamos
propiciando conversaciones espirituales? ¿Cómo estamos
amando a las personas aún cuando rechazan a Jesucristo?


La cultura postmoderna nos da hoy la tremenda oportunidad de regresar a una evangelización relacional. El mejor argumento que podemos presentar es una amistad basada en amor incondicional. La mejor táctica que podemos desarrollar es aprovechar esa amistad para estimular conversaciones espirituales. El mejor evento que podemos organizar es nuestra presencia en la vida de otros, en las buenas y en las malas. 
Así que mi deseo es utilizar cada párrafo de este Post para impulsarte hacia la reflexión acerca de tu misión y la de las personas alrededor tuyo en el mundo actual. Ojalá que este sea sólo el inicio de un diálogo que refine tu perspectiva de la evangelización. 
Creo que Jesús es el gran eterno postmodernista. el problema de  hoy, es que como “evangelistas” no hemos entendido que el poder y el conocimiento no se pueden

separar porque el conocimiento encarna todos los valores de aquellos que son lo suficientemente poderosos para crearlo y dispersarlo. 
Jesús nunca usó su poder para convencer o convertir, lo usó para servir y dejó libre el mensaje para que  hiciera lo que tenía que hacer y permitiera a la persona utilizar
uno de los regalos mas sagrados dados al hombre por Dios, la Libertad.  
El poder del “evangelismo” de Jesús no estaba en cómo convencía o convertía a las personas, si no en cómo permitía que sus obras hablaran las Buenas Noticias –concepto básico y elemental de evangelismo. 
Es el tiempo perfecto para hacer buenas obras y dejar que éstas hablen las Buena Noticias. Este es el tiempo perfecto para dejar libre el Mensaje y permitir que haga lo suyo. 
El evangelismo no consiste en  que la gente se “convierta” a nuestra forma de cristianismo. El evangelismo es dar a conocer las Buenas Noticias, es que la gente comience una relación con Jesús. Puede ser como algunos de los discípulos que inmediatamente siguieron e hicieron comunidad con Jesús. Puede ser como ciegos, pecadores, y otros que conocieron a Jesús y luego siguieron su camino haciendo comunidad, haciendo iglesia conforme seguían su vida.
Lo que necesitamos hacer es realmente entender qué significa hoy evangelizar. ¿Es acaso llevar a la gente a la Iglesia? ¿Es acaso convencerlos en que  dejen de tomar, fumar y bailar reggateon ? ¿Es acaso que se “consoliden” para que agreguen mas número a nuestra congregación? 
En Nuestra Cultura Actual, el evangelismo debe ser acerca de la conversación, no de la conversión. No pretendo decir con esto que hay que sólo hablar y hablar sin importarnos la relación final de las personas con Jesús. 
Sin embargo, sí tiene que ver con que debemos dejar de pensar que si la gente no “hace la oración de Fe”, y que si no se arrodilla y llora, que si no viene a nuestro retiro o encuentro, entonces no ha habido evangelismo, Peor aun en que si no sucede esto no estamos dando Fruto. 
Las personas en estos días necesitan poder conversar acerca de estos paradigmas tan importantes para su corazón. Pero no sucede así hoy en día  Queremos que de forma inmediata la gente se convenzan de nuestro mensaje, “pasen al frente” y se “conviertan”, un error en el que se incurre habitualmente. 
Hacer evangelismo en nuestra tecnocultura, requiere la humildad de verdaderamente  aceptar  que alguien planta, alguien riega y alguien cosecha. Requiere la verdadera
convicción de que creemos y confiamos que La Palabra hará lo suyo; que el fruto es de Dios y no nuestro. 
El evangelismo le interesa más a Dios que a nosotros, ¿confiamos que él hará lo que tiene que hacer? ¡O es nuestra la responsabilidad de insistir hasta que las personas pasen al frente!, En esta contemporaneidad se predica conversando con las personas, no convenciendo ni convirtiendo a las personas. 
Lo que Pasa es que traemos una tendencia muy fuerte de predicación desde un púlpito ante una multitud. Todos quieren ser imitadores de Jesús cuando le “hablaba a la multitud” porque por supuesto eso tiene más glamour.  Pero Veo a muy pocos imitando la humildad de Jesús al caminar las calles y conversar con la gente. Todos quieren la predicación a la multitud, parece que nadie quiere la conversación personal. 
Nuestras Comunidades  necesitan ser liberadas a poder sostener la conversación con su cultura y dejar que el mensaje de las Buenas Noticias haga lo suyo. Es tiempo que la Biblia se utilice como una herramienta de conversación y deje de ser un arma de Intimidación. 
Referencias:  
CONSULTA GLOBAL DE LAUSANA SOBRE EL CUIDADO DE LA CREACIÓN Y EL EVANGELIO: LLAMADO A LA ACCIÓN: Articulo LINK AQUI
Jacques DerridaDeconstruction and TheologyNueva York, Crossroad,1982. CRAGNOLINI, M.: Derrida un pensador del resto, Buenos Aires, La Cebra, 2007 KOFMAN, S.: Lectures de DerridaParís, Galilée, 1984. 

Dr. Francls A. Schaeffer en castellano La Iglesia al Final del Siglo XX EDICIONES EVANGELICAS EUROPEAS Barcelona 1972 


LA EXPERIENCIA CRISTIANA ESTA CENTRADA EN CRISTO

Se ha dicho una y mil veces que el cristianismo es la religión de un libro, a saber, la Biblia, pero esta una versión distorsionada e intelectualista de la vida cristiana, que consiste básicamente en una experiencia transformadora de persona a persona, de maestro y discípulo, de Dios hecho hombre a hombre destinado a participar de la divinidad.
Lo que podemos llamar bibliocentrismo es una simple reducción del cristianismo que, además, corre el riesgo de convertirse en bibliolatría. No se cree en un libro, por más sagrado que sea, sino en una Persona de la que da testimonio ese libro.
El bibliocentrismo deriva en una fe intelectualista, cerebral –no necesariamente ilustrada, racional-, con una alta dosis de pensamiento de sí mismo, y una carencia de espíritu vivencial y compromiso ético con Dios y el prójimo.

Ciertamente, el cristianismo es camino, ¡y queda tanto camino por recorrer! 



Unas de las expresiones espirituales más conocidas y citadas de la Biblia es aquella que dice: ”Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, Así clama por ti, oh Dios, el alma mía”(Sal.42:1), que, en el lenguaje menos poético y más teológico de Agustín dice: “Nos has hecho para ti y nuestra alma no descansa hasta reposar en ti”. No importa la época ni el contexto cultural o político, el creyente verdadero es básicamente aquel cuya “alma tiene sed de Dios” (Sal.42:2). No es el país, el idioma, la posición social, ni siquiera la iglesia, lo que define al cristiano y le diferencia de cualquier tipo de religiosidad externa, sino su anhelo de identificarse con Cristo en todas las dimensiones de su ser.
Se ha dicho una y mil veces que el cristianismo es Cristo, pero en la práctica muchos actúan como si el cristianismo se redujese a ser miembro de una iglesia local o denominacional, o lo que es peor, a desarrollar un espíritu partidista que le lleva a considerar a los demás como algo menos que cristianos simplemente porque no comparten sus puntos de vista y siguen otras prácticas en cuestiones muchas veces menores e irrelevantes para el progreso espiritual, la madurez y la santidad que Dios pide.
Suele ocurrir que lo más obvio es lo más olvidado. Un dirigente misionero ya entrado en años siempre decía que nunca hay que dar nada por supuesto. En lo que a nosotros se refiere, que leamos la Biblia, asistamos a los cultos, etc., no supone necesariamente que estamos haciendo lo mejor, aunque lo que hagamos no sea malo, sino todo lo contrario.¿Y qué es lo mejor para el cristiano?
Otro de los grandes textos de oro de la espiritualidad cristiana es aquel de san Pablo: “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gál. 2:20). Es un texto maravilloso que contiene todo lo que el cristiano tiene que saber para experimentar una vida más plena, más rica y más satisfactoria, que haga de su caminar diario una cotidiana experiencia de la gloria celestial que le aguarda en el futuro.
El apóstol Pablo es conocido como el “apóstol de la gracia”, “de la salvación por fe sola”, lo cual es cierto, pero siempre que entendamos que para él la gracia es Cristo. Es el apóstol de la vida centrada en Cristo por excelencia. La expresión “en Cristo” aparece en todos sus escritos para definir la vida individual y comunitaria, la esperanza presente y futura, el amor a Dios y al hombre, la salvación y la santificación.
Pablo define y justifica su ministerio apostólico en relación a esa misma realidad cuyo eje central es Cristo. En la carta a los Colosenses dice que fue “hecho ministro”, para anunciar “cumplidamente la palabra de Dios”, lo cual consiste no solamente en enseñar una serie de doctrinal bíblicas, sino en algo tremendamente superior y con un potencial que nunca llegamos a desarrollar del todo, para él es algo tan glorioso y sublime que lo define como un “misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos” (Col.1:26), misterio de gloria “que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria” (Col.1:27). “Cristo en vosotros”, tal es el magnífico programa cristiano, que no es huida mística ni negación de las duras realidades de este mundo. Es un programa que actúa de dentro afuera. Tal es nuestro anuncio, “amonestando a todo hombre, y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre” (Col.1:28).
Esta misma verdad la encontramos al principio de la enseñanza de Cristo: “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto” (Mat.5:48); aquí la perfección no hace referencia lo imposible, sino a la integridad, y tiene en Cristo su punto de referencia. Él es el hombre perfecto enviado por el Padre en el cual nos debemos mirar como en un espejo. “Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón” (Mat.11:29); lo cual para Jesucristo no supone ninguna carga ni sacrificio, sino todo lo contrario: “y hallaréis descanso para vuestras almas”, tal es la recompensa.
Todos tenemos claro que gracias al nuevo nacimiento se nos ha dado “potestad de ser hechos hijos de Dios” (Jn. 1:12), y lo que significa ser “hijo de Dios” tiene que verse a la luz del Hijo de Dios por excelencia, el Unigénito, Cristo. El mismo evangelista Juan nos lo confirma: “Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es” (1 Jn. 3:2). Somos hijos en el Hijo y para el Hijo. “Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido” (1 Cor. 13:12). Aunque el lenguaje aquí es poco críptico (Dificil de Entender) , no puede significar otra cosa que lo que Pablo dice en el conjunto de sus escritos: nuestro destino final está en Cristo, y lo está de manera tal vital, que para en la eternidad no se contempla nada menos que una plena identificación existencial con él. Y esto no por deducción mística, sino que obedece a un plan que va de eternidad a eternidad, del cual la redención de nuestros pecados es sólo la antesala, la preparación para su ejecución.
Lo vemos claramente expresado en Colosenses. Después de decirnos que el Padre “nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados” (Col.1:13-14), nos explica la razón última de esa redención, que no es un fin en sí misma, como un mero salvarnos para disfrutar de la salvación eterna, sino el medio de llegar a una comunión vital con Dios haciéndonos conforme a su Hijo. “Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él” (Col.1:15-16). El bautismo, y con él todo lo que la Iglesia hace en el culto, obedece a un fin, abrirnos la puerta de la vida en Cristo (Col. 2:12, 2:20; 3:1). Toda nuestra religiosidad es vana si no es capaz de hacernos más semejantes a Cristo, pues nuestra “vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria” (Col.3:3,4). La segunda carta del apóstol Pedro, llega de decir con una imagen muy atrevida que “nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a serparticipantes de la naturaleza divina(2 Pe.1:4).
A la luz de esto entendemos que las amonestaciones a que nos vistamos de Cristo es mucho más que una invitación a identificarnos externamente con él, como el que se pone el hábito de una determina orden o grupo, es un llamado a asemejarnos a Él desde dentro, lo cual comienza con la fe y el bautismo : “porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos” (Gál.3.27; Ro.. 13:14). Así como Cristo fue despojado de sus vestidos y de su propia vida mediante la muerte, para recibirla inmortal mediante el poder de la resurrección, el creyente, mediante el bautismo, que es identificación con ese poder, resucita a una nueva vida, despojado de viejo Adán y revestido del nuevo, que es Cristo. Ya que esto es así, el creyente es exhortado a buscar las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios, a pensar en las cosas del cielo, no en las de la tierra, porque está muerto y su vida está escondida con Cristo en Dios (Col. 3:1-4), y tiene que comportarse como hombre nuevo, despojándose del hombre viejo con sus obras (Ef. 4:17-24; cf. Ro. 13:10-14). 
Tiene que considerarse muerto respecto al pecado, pero vivo para Dios en unión con Cristo Jesús (Ro. 6:11). Vestirse de Cristo, en el terreno práctico, viene a ser igual a vestirse de amor, pues es el vínculo perfecto (Col. 3:14), ya enseñado por Jesús como señal distintiva de sus discípulos (Jn. 13:35), que refleja el carácter del que nos amó primero.

La vida de Jesús, su ministerio salvífico, su muerte y glorificación constituyen la revelación más honda de Dios y de su amor (1 Jn. 4:8,16) al mismo tiempo que nos revela a nosotros el sentido de nuestro vida, la raíz de nuestra existencia y la meta de nuestro  Ser. 

Nuestras sed de significado, nuestra insatisfacción con las cosas de este mundo y nuestros anhelos de algo mejor, más bueno y más justo son los síntomas de una nostalgia de divinidad, un peso que nos arrastra a nuestro centro de gravedad que es Dios en Cristo. Ciertamente “nuestra vida está escondida con Cristo en Dios” (Col.3:3). El hecho cristológico es también esencialmente un acontecimiento antropológico. En la historia de Jesús se encuentra el secreto de la historia del hombre. Lo que el hombre es y debería ser está en Cristo. Él es el nuevo hombre que da paso a la nueva creación, el nuevo ser al que estamos llamados a recibir mediante la fe, dejando a un lado el viejo hombre (Ro. 6:6; Ef. 4:22; Col. 3:9).
Decía William Faber que “dondequiera que miremos en la Iglesia de Dios, está Jesús. Está al principio, en el medio y al final de todo” (All por Jesús, Londres 1854). Por haber olvidado esto los cristianos se han enredado en polémicas inútiles, y lo que es peor, dañinas, amargas, que han hecho mucho daño al pueblo de Dios, tanto a nivel colectivo como individual. Vidas destrozadas, iglesias divididas por culpa de este espíritu partidista carnal que quiere asentar sus propios principios en lugar de someterse humildemente a los principios de Dios. Cómo se cumple en la Iglesia esa  que Pablo decía ya en los mismos comienzos: “Todos buscan lo suyo propio, no lo que es de Cristo Jesús” (Fil.2:21). A veces este egoísmo se disfraza de celo por la verdad, de amor por la sana doctrina, pero en la mayoría de los casos obedece a un espíritu partidista, al que no importa introducir la división en la Iglesia de Dios, donde debe reinar la paz y la armonía del Espíritu. “Porque diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo; y el otro: Yo soy de Apolos, ¿no sois carnales?” (1 Cor.3:4). Cuando esto se une al deseo de poder, entonces a la situación no puede ser más calamitosa, porque no se detiene en nada, el rebaño no es perdonado, la autoridad de Dios es rechazada. Diótrefes, afectado por ese espíritu —al cual le gusta tener el primer lugar entre ellos—, no sólo no recibe a los apóstoles escogidos por Dios (3 Jn.1:9), sino que, “no contento con estas cosas, no recibe a los hermanos, y a los que quieren recibirlos se lo prohibe, y los expulsa de la iglesia” (3 Jn.1:10).
Dos mil años de historia cristiana nos enseña suficientemente que el espíritu de Diótrefes no ha desparecido de la Iglesia, y que no es tan fácil exorcisarlo. Se reviste de tantas maneras y es tan sutil que muchos lo toman por sabiduría profunda y luz angelical, hasta que es demasiado tarde.


La vida cristiana consiste esencialmente en la configuración y conformación de nuestro ser al ser de Cristo, que es la razón, la causa y la meta de nuestra elección para salvación. Él, desde su divinidad se une a la humanidad, para que humanidad pueda acceder a la divinidad en Él.


Aquí tenemos tema de estudio y reflexión para toda la vida. La vida cristiana no se acaba en saberse salvos y leer la Biblia cada día.

Como amantes de la Palabra de Dios en una época que muy pocos conocían la Biblia y cuya lectura no era recomendaba, los evangélicos tomamos como un título de honor considerarnos “el pueblo del libro”. Pero esto no es del todo correcto. Nosotros, propiamente, somos el pueblo de Cristo, los seguidores no de un texto sino de una Persona.


Jesucristo no ha venido a enseñarnos una doctrina revelada, Él es la revelación. No escribió nada; su vida fue todo el libro que los apóstoles necesitaron. Verle a Él era ver al Padre. No predicaba la vida eterna, era la vida eterna. Los escritos que recogen estos acontecimientos tienen por misión reproducir en cada lector la experiencia de Cristo y entender que “de su plenitud tomamos todos” (Jn. 1:1).


El Evangelio nos obliga a pensar en la persona de Jesucristo. Tiene que ver con la pregunta que Jesús hizo a sus discípulos: “¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?” (Mateo 16:13). Conocer el cristianismo es, en última instancia, conocer a Jesucristo. Los filósofos racionalistas de siglos anteriores quisieron conocer la esencia del cristianismo dejando arrinconada la figura de Jesús. Vano intento, cuyo resultado final es la confusión. 


No se puede reconstruir el cristianismo fuera de la persona de su fundador. La única versión que nos describa cabalmente la esencial el cristianismo es aquella que responda con sinceridad a la pregunta anteriormente mencionada. Esta es la cuestión. Es como si Jesucristo mismo dijera: “Si quieres descubrir el cristianismo, ven a mí. ¿Qué soy para ti? ¿Cuál es tu actitud hacia mí? ¿Qué significo para tu vida?”
¿No es un ideal demasiado alto llegar a ser como Jesucristo? ¿No es una imposibilidad para hombres que aun viven en el mundo, rodeados de tentaciones y pecados?

En primer lugar tenemos que dejar bien claro dos cosas. Lo que Dios ordena no es imposible de cumplir, y menos cuando obedece a un plan concebido en la eternidad para ser llevado a cabo en el tiempo.

Teniendo esto en cuenta podemos acometer con optimismo la empresa de conformar nuestra vida a la de Cristo, de modo que no sólo seamos discípulos y seguidores que cumplen su palabra y sus mandamientos como algo externo a nosotros, sino como un proceso de transformación personal, espiritual y moral, ya enseñada por  Pablo como una novedad distintiva del Evangelio frente a la dispensación de carácter externo de la Ley de Moisés: “Nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” (2 Cor. 3:18).
Hay momentos en nuestra vida cristiana que parece que ya hemos tocado techo. Parece que ya sabemos todo lo que se puede saber. Hemos asistido a tantos cultos, conferencias, retiros, que la Biblia se nos ha fecho familiar. La fe no parece dar más de sí que repetir las verdades consabidas y dar testimonio de la salvación.
Entonces la vida cristiana se convierte en una aventura, la aventura de conformar nuestro ser, en las circunstancias que nos ha tocado vivir, al Ser más grande que jamás haya existido, aquél que está con nosotros todos los días hasta el fin del mundo (Mat. 28:28). El mismo que nos invita a entrar y tener comunión con nosotros (Ap. 3:20). De nuestra respuesta depende que lleguemos a ser como él, y seamos así aquello que estamos destinados a ser. Mediante la fe en Cristo alcanzamos por la puerta de la justicia, aquellos que nuestros primeros padres quisieron alcanzar por la puerta falsa de creer las palabras del engañador: ser como dioses, es decir, llevar a perfección plena la imagen y semejanza de Dios con que hemos sido creados al ser recreados en Cristo, nuestro Alfa y Omega. 
Ref : Marcus Dods,¿Cómo ser como Cristo? (James Clarke, Londres 1897). 
(La Biblia, su origen y naturaleza, Edimburgo 1905).

Jah Nos Guarde ¡¡¡¡